Cada año acaban en los océanos alrededor de 640.000 toneladas de redes de pesca perdidas o abandonadas. Al mismo tiempo, se estima que en Europa se generan aproximadamente 7,5 millones de toneladas de residuos textiles anualmente. Las redes de pesca suponen uno de los principales problemas ambientales en relación con los residuos marinos y los residuos textiles constituyen uno de los flujos de residuos de origen doméstico más voluminoso. En ambos casos, no existen en España modelos de recogida, gestión y tratamiento eficientes y completos para estos dos tipos de residuos.

Para abordar esta problemática, AIMPLAS, Instituto Tecnológico del Plástico, ha puesto en marcha el proyecto INNORAP, cuyo objetivo es desarrollar un sistema piloto de gestión de residuos textiles y de redes de pesca en la Comunidad Valenciana. Este sistema estaría basado en la aplicación de una Responsabilidad Ampliada del Productor, en la que se establezcan los roles, competencias y responsabilidades de cada agente implicado, como ya ocurre con otros tipos de flujos de residuos, como los envases, los medicamentos o los aceites industriales usados.

Tal y como explica la investigadora líder en Economía Circular en AIMPLAS, Sonia Albein, “la existencia de obligaciones y responsabilidades legales sobre los productores de los productos que se generarán como residuos, la denominada Responsabilidad Ampliada del Productor, supone el primer paso para establecer un verdadero modelo y sistema de gestión de residuos que sea eficiente, completo y flexible, que suponga una mejora con respecto a los esquemas actualmente implantados y que, además, involucre la aplicación de los desarrollos tecnológicos más actuales en materia de gestión y reciclado de residuos”.

En este sentido, ha continuado la investigadora, “en este proyecto, además de considerar los procesos y desarrollos tecnológicos que se han demostrado válidos para la gestión de estos dos flujos de residuos, ponemos el foco en la valorización final del residuo. Para ello, estamos abordando tareas de investigación y desarrollo de vías de valorización específicas, como reciclado mecánico avanzado de residuos complejos y reciclado químico”.

Mobiliario y llaveros a partir de basuras marinas

Así, en el marco del proyecto y en colaboración con Plàstic Preciós La Safor, se han fabricado taburetes, mesas y llaveros a partir de basuras marinas. En concreto, 20 taburetes y seis mesas se han cedido al edificio del Reloj de la ciudad de Valencia, y 200 llaveros se han repartido entre los asistentes a los talleres de educación ambiental realizados en el marco de Marlice 2024, el III Foro Internacional sobre Basuras Marinas y Economía Circular, celebrado el mes pasado en Valencia.

INNORAP aplicará las bases establecidas en esta Responsabilidad Ampliada del Productor para definir claramente la participación, involucración y responsabilidades de cada ente (productores, sistemas derivados de los mismos y administración pública principalmente). El asentamiento de estas bases permitirá establecer el tipo de organización necesaria para el establecimiento de estas funciones, como un Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP).

De esta forma, se aspira a diseñar y simular el funcionamiento de los Sistemas Integrados de Gestión de estos flujos de residuos derivados, implicando así a todas las fases necesarias en un adecuado ciclo de gestión: recogida selectiva, logística y transporte del residuo, monitorización, trazabilidad, pretratamiento, clasificación, tratamiento final y valorización.

La investigación cuenta con la colaboración de las empresas de reciclaje ACTECO y PÉREZ CERDÁ y forma parte del programa de ayudas del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) dirigidas a centros tecnológicos de la Comunidad Valenciana para proyectos de I+D de carácter no económico realizados en colaboración con empresas para el ejercicio 2023, financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Unión Europea en el marco del Programa Operativo 2021-2027.